El misterio de los estados de WhatsApp

24 Marzo, 2015

El Messenger hizo mucho daño y los estados de WhatsApp son más que una simple frase para pasar el rato. ¿Qué pretende la gente con lo que tiene puesto? ¿A quién intentan llamar la atención?

Es más que probable que si analizamos cada uno de ellos, podamos sacar más de una conclusión acerca de la personalidad o situación emocional de la persona que lo posee…

Veamos qué deducimos con unos pequeños ejemplos… Lo mejor, ni uno solo de los contactos hace referencia a la pareja. Es un por si acaso en toda regla. Cuesta más cambiar el estado de WhatsApp que dice “Te quiero gordi” que borrar las fotos de Instagram de cada viaje con cada ligue y dejar solo las de los monumentos. Al menos la siguiente no sabrá si estuviste con tu prima o con otra “z”.

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia…

María “Dos meses”: La chica se casaba en dos meses hacía tres. ¿Qué pasa? ¿Lo va prorrogando porque no está segura? ¿Acaso su prometido es consciente de esto?

Jose Alberto “Que la vida es sueño, y los sueños, sueños son”: Olé tú. Lejos de apoyar que salga ya una nueva edición de Gandía Shore, promover a Calderón es un acto de fe. ¿Qué buscas, José? ¿Demostrar que eres profundo?

Roberto “Disponible”: La doble lectura de siempre. Si nuestro amigo está soltero, aprovecha este estado por defecto de WhatsApp para dejar claro que está ahí para lo que haga falta…

Juan Carlos “Feliz año a todos”: El 24 de marzo deseando feliz año. O le da mucho igual lo del estado o aprovecha para globalizarse y felicitar el nuevo año chino y el inicio del swahili. Al menos le sirve para cualquier año si no pone Feliz 1980.

Felipe “Qué guapas mis hijas”: Y si añade una foto, al menos deja claro que no son unos gremlins y necesita decírselo a sí mismo para acabar creyéndoselo. Son guapas. O sea que chulea. Y si las de uno son normalitas, pues jode.

Iñaki “Haciendo burpees”: Y una foto de un gladiador acompañándolo. El que se acerca a los 40 y ha decidido aprovechar el efecto running para tirarse al suelo y saltar con orden de continuidad. Y quiere que la gente lo sepa y, si merece la pena, le toque la rodilla. Un Rocky del siglo XXI.

Lara “At school”: Que ya tenemos una edad y WhatsApp apareció décadas después de que lo terminaras… Pon en la oficina o camino de la resi… pero en el cole viene a ser un poco querer ser Marty McFly sin haber inventado el Delorean, ¿no?

Pintor “Lástima no haberlo hecho antes”: La frase ambigüa del contacto de WhatsApp que llamaste “Pintor” porque era el amable señor del seguro de hogar que iba a ir a tu casa a pintar la pared. Y por supuesto, siempre siempre, tendrá que ver con su profesión. No tiene vida, no ers persona, es simplemente un puñetero pintor.

Roberto “No quiero ser tú”: Este lo que da es miedo. ¿Se referirá a mí? ¿A quién se refiere? ¿Qué le ha hecho?

Jesús “Siempre vives mientras alguien te recuerda”: ¿Estás seguro?, amigo Jesús.

Las propuestas de doctorSIM

  • Mi fantasía textual es que me comas y punto.
  • Odio ser bipolar. Es tan genial…
  • Si lo dijiste borracho, lo pensaste sobrio.
  • Tu boda es crowfunding encubierto y lo sabes.

Más información: WhatsApp


Enviar Comentario