Los WhatsApp como prueba en un juicio están cuestionados

21 agosto, 2014

Hace algo más de un mes saltaba la noticia de que los hackers españoles Jaime Sánchez y Pablo San Emeterio, habían encontrado la manera de modificar el remitente de los mensajes de WhatsApp.

Este descubrimiento es un verdadero agujero de seguridad de la aplicación de mensajería instantánea y hay que tenerlo en cuenta al analizar la fiabilidad de los chats.

Ahora, el tema más grave es cuestionarse el admitir o no este tipo de mensajes como válidos en un juicio. Partiendo de que cada juez tiene el derecho a decidir aceptar o no cada prueba presentada, existe por encima de ello la inseguridad general acerca de su veracidad.

Jaime y Pablo son dos especialistas en encontrar vulnerabilidades de diferentes aplicaciones para evitar que éstas sean aprovechadas maliciosamente por los llamados piratas informáticos.

Es decir, ellos están en el bando “bueno” de los usuarios tecnológicos, y aseguran que es muy complicado para un cliente medio llegar a poder realizar el cambio de remitente de un mensaje de WhatsApp, al ser un hackeo difícil.

El letrado Alonso Hurtado, socio del área de tecnologías de la información de Écija explica que a pesar de esta vulnerabilidad, existen unos requisitos mínimos al analizar cualquier prueba tecnológica que serán indispensables para hacer un informe pericial: la autenticidad, la licitud, la integridad y la claridad.

Esto significa, que para admitir a trámite este tipo de pruebas, se deben haber obtenido sin vulnerar la intimidad, garantizando la cadena de custodia de la que presuntamente se encarga la compañía WhastApp, y acreditar que no se ha producido hackeo. Además, debe ser posible presentar la información de forma comprensible ante el tribunal.

De aquí a un tiempo atrás, los mensajes de WhastApp están siendo muy importantes en más de un juicio. El diario Expansión recuerda la sentencia de un juzgado de Ferrol que condeno a un año y nueve meses de cárcel a un hombre por mandar más de 2.000 mensajes a través de la aplicación a su expareja.

También este tipo de mensajes son admitidos como pruebas en numerosos casos de tráfico de drogas, así como de injurias, o de acoso. El juzgado de Vigo llegó a condenar a cuatro jóvenes que se dedicaban a amenazar y a acosar a una compañera durante un mes a través de WhastApp.

 

Vía: Expansión

Más información: doctorSIM reparacionesdoctorSIM liberaciones de móvilesdoctorSIM compara tarifas baratas.


Enviar Comentario