¿Qué son las demandas de patentes de las empresas de tecnología?

13 Marzo, 2013

Pereza es quizás lo primero que sentimos al ver una noticia sobre la guerra de patentes de empresas tecnológicas.

Es probable que aunque tengamos una idea de a qué se puede referir este tema, estemos más verdes que en nuestro primer día de colegio.

Y seguro que si doctorSIM da una pequeñas pinceladas sobre el lienzo sintamos que no es un tema tan aburrido cómo creíamos.

Una patente es un título que se registra para poder tener derecho (legal) a explotar en exclusiva un invento.

Así, si alguien decide patentar algo y es aceptado, solo él podrá fabricar, vender o utilizar dicha patente.

Cuando una patente es reconocida, su “contenido” queda expuesto al público. Esto es, el invento podrá ser conocido.

En España, por ejemplo, este “monopolio” tiene una validez de 20 años.

Una patente puede referirse a aspectos técnicos o incluso funcionales de un producto. Es decir, no tiene porqué ser el producto en sí.

Existen numerosos criterios que hacen que algo que se pretende sea registrado como patente no sea finalmente aceptado.

Muchas marcas y fabricantes intentan así hacerse únicos “acreedores” de una invención que no es completamente suya o no cumple con los requisitos.

La Oficina Española de Patentes y Marcas regula estos aspectos en España.

La guerra de patentes de Samsung, Apple, Nokia y HTC

Las más recientes demandas sobre violación de patentes se concentran en dos frentes bien diferenciados: Samsung y Apple por un lado y Nokia y HTC por otro.

Así, en los últimos días hemos podido ver cómo tribunales británicos resolvían a favor de Apple una demanda de Samsung al respecto de una posible violación de patentes sobre procesamiento y la trasmisión de datos 3G de móviles.

Pero si nos remontamos a 2012, veremos que la sartén estuvo del revés, pues en aquella ocasión fue la coreana Samsung la que se llevó la victoria. Apple pretendió que la tablet Galaxy no se pusiera a la venta en Reino Unido.

Y eso no es todo, en verano de ese mismo año 2012 fue Apple la que ganó otra batalla contra su principal competidor. En esa ocasión fueron seis las patentes que se dictaminó que Samsung había infringido y por lo que fue multado con “solo” 841 millones de euros de multa.

Nokia es otro de los fabricantes que había interpuesto demandas contra Apple y HTC por una supuesta violación de alguna de sus patentes (patente 120 y 974). Éstas tratan sobre el funcionamiento de las tiendas de aplicaciones.

Aunque en este caso Apple firmó un acuerdo con Nokia antes de llegar a juicio, un tribunal alemán ha desestimado la demanda que aun restaba contra HTC.

Así, el propio HTC ha indicado al respecto que “Android ya está a salvo de la aplicación opresiva de esta patente”.

Sea como sea, la historia de las patentes parece que no acabará nunca dada la innovación que representan los móviles de última generación.

 


Enviar Comentario