La desconexión social de la telefonía móvil

6 Julio, 2012

Una cena en la primera cita se puede ir al traste si ves que tu posible pareja pone el móvil sobre la mesa, justo al lado del vino de “a 53 euros”.

Si no te toca ese tipo de persona, pero vas tú e interrumpes la mejor anécdota de su infancia, porque te llega una notificación… puede ser que su valoración de +8,5 se reduzca al -3.

Todo depende de cuáles sean tus expectativas, pero más vale que valores todo lo que has hecho para llevar al éxito o al fracaso la cena.

Deberíamos desconectar el móvil cuando estemos con otra persona y hacer uso de él cuando estemos solos. Conectemos cuando no sea necesaria una desconexión social.

Todo por un simple movimiento que podrías ahorrarte si quisieras disfrutar del presente y de lo que en realidad crees que importa de verdad.

doctorSIM no solo libera móviles de forma extremadamente profesional y realiza increíbles recomendaciones de ahorro en tarifas.

Ahí van unos pequeños consejos para comportarse y que los maestros del protocolo se sientan cual pez en el agua a tu vera.

Dejemos de lado la falta de conciencia ante el volante y el peligro que supone.

Si una empresa permite a sus empleados llevar sus móviles, éstos no deben usarlo como plataforma de lanzamiento para estar con ellos a destajo. Se deberán usar con discreción y comedimiento.

Tan solo para lo estrictamente necesario y sin que el móvil parezca un elemento más de nuestro escritorio. La atención se divide si se presta excesiva atención al móvil y se hacen tareas al mismo tiempo. Se dan casos de empleados que se encierran en el aseo para hacer uso de sus móviles. Recordemos la famosa escena del directivo jugando con su tablet.

Las llamadas personales se pueden responder pero de manera excepcional y en un lugar en el que el resto de la empresa no se entere de la conversación o vea interrumpida su labor.

Deberíamos evitar hablar por el móvil cuando hay más personas a nuestro alrededor y puede interferir en su tranquilidad. Es el caso del transporte público. Más aún si es a gritos o con la voz elevada o si hemos conectado el último grito de Justin a todo trapo. Deberemos comprobar cómo se oye la música y cuánto puede molestar.

Comienza a tomarse como normal tener una conversación y que tenga prioridad una llamada que en realidad no es urgente y puede esperar respuesta en los minutos posteriores.

Más información: doctorSIM y Ministerio de Educación


Enviar Comentario