El móvil asesina a la cabina telefónica

19 enero, 2012

Mobile kills the phone cell, In my mind and in my car, we can’t rewind we’ve gone too far… podría ser una buena letra para la canción que doctorSIM entona hoy.

Y es que nos hemos enterado que esos simpáticos amigos llamados móviles y sus despiadados usuarios provocan la muerte indiscriminada de las amadas cabinas telefónicas.

En los últimos ocho años han desparecido la mitad. (Espacio para minuto de silencio).

Ya no tiene sentido esperar a que termine esa amable señora para no parar de echar monedas mientras decimos el tan llevado “cuelga tú“.

Ahora, nuestra tarifa plana y el WhatsApp nos obliga a tener ojeras por defecto. El amor ahora sí es fugaz y todo por culpa de los malditos móviles.

Las cifras son claras si miramos cómo han pasado los años. Tú no envejeces, pero las cabinas mueren.

En 2002 había 95.000 teléfonos públicos y en 2010 la cifra ha caído hasta los 54.000.

Este descenso, además, ha repercutido principalmente en los teléfonos de locales tales como bares o restaurantes.

En ese sector había en 2002 33.540 aparatos, para pasar a ser 12.950 en 2010.

Nos ha salido el lado romántico, y ya no recordamos ni cuando hablamos por última vez desde una cabina.