La caída del imperio SMS

9 Mayo, 2011

Darth Vader quiere mandar un SMS a Leila y Luke Skywalker para decirles que es su padre. Todos sabemos que es un poco rácano, pero no hay problema. Gracias a la mensajería instantánea gratuita, el señor oscuro lo tiene fácil. Le gusta el ahorro igual que a doctorSIM.

Lo que va a conseguir Darth es que las operadoras de telefonía móvil tengan que buscar nuevas alternativas para recuperar el porcentaje que están dejando de ganar por la cada vez mayor ausencia de envío de SMS por parte de los usuarios. Si Darth Vader lo hace, todos podemos.

Hace tan sólo dos años, Movistar, Orange o Vodafone ingresaban el 12% de sus beneficios gracias al tikitaka de los SMS. Ahora, este porcentaje se ha reducido en tres puntos. Se trata de un dato a tener en cuenta en tanto en cuanto el gasto generado para cada operador es mínimo. El coste unitario de un SMS es aproximadamente 60 veces menos que los famosos 15 céntimos más IVA. De hecho, está bastante extendido que para un operador el coste de un SMS a un número del mismo operador es igual al de una llamada perdida.

Podemos por tanto deducir que cuando pulsamos el botón de “enviar” al escribir un SMS muchos señores y señoras de corbata y reloj caro se frotan las manos.

3 Respuestas para “La caída del imperio SMS”



  1. […] te habló en su día de La caída del Imperio SMS y de cómo los ingresos de los operadores por los SMS representaban el 12% del total y que el coste […]

  2. -->
  3. […] te habló en su día de La caída del Imperio SMS y de cómo los ingresos de los operadores por los SMS representaban el 12% del total y que el coste […]

  4. Jorge dice:

    La aparición de programas, aplicaciones o páginas web que permiten ahorrarse un mensaje corto deja en evidencia que existe la posibilidad de generar dinero sin necesidad de cobrar al cliente un importe desmesurado y que no se corresponde con el coste para el operador. Sí es cierto que debne reportarle beneficios pero cuando sucede algo como lo que está pasando ahora y se comprueba que estamos pagando ¡60 veces! más del coste real, se le queda a uno cara de tonto.


Enviar Comentario